lunes, 21 de junio de 2010

Matando una tarde en el centro.




Era una tarde tranquila, el cielo estaba en pausa, la ansiedad también, todo se detuvo , había espacio libre para las emociones…. Para disfrutar el azul del cielo, como el aire que te da una palmadita de vez en cuando y el sol que te traspasa su energía de vida cuando acaricia tu piel, algo así,….sencillo, pero delicioso….

Quería sentir algo que enmarcara el día, con algo de historia, algo que te hiciera sentir digno de convidar como humano tu entorno; entonces me dirigí al centro histórico y en especifico al templo mayor . Las ruinas del mágico pueblo azteca, en el corazón del centro histórico de México, que antes era solo un pedazo de tierra enmarcada por lagos, con un entorno de azules y verdes muy intensos…. De esa civilización, que encierran todo ese enigma de su dominio, de su bravura, de su locura de miedos a la naturaleza, delegándola en múltiples dioses….. que en un mimetismo de sacrificios y demostración de salvajismo sanguinario, provocaban el respeto de sus contrarios; así como la devoción del pueblo a sus dioses, en esa comunión de sumisión y violencia, con la sangre como principal recurso.
Buscando un lugar donde pudiera percibir algo de esa cultura, me dirigí al templo mayor.

La plancha del zócalo capitalino es la primera referencia, en su magnánima ampliación y la elegante simplicidad de solamente estar adornada por una soberbia bandera de dimensiones enormes. Los vivaces colores: blanco, verde y rojo brillante, le dan esa elegancia de simplicidad en donde; se disfruta la soledad de la bandera y la multitud de los transeúntes que como multitudinarios puntitos, saturan el cuadro, en un coctel de diferentes personas, cada una en su mundo, cada una en su ocupación: Los que van corriendo para el trabajo, los que van a manifestar con su cara de enojo, los turistas en esa parsimonia despistada, los danzantes populares disfrazados de aztecas, el silbido como de un pájaro en agonía de sus flautas, los tambores de sus danzas, los taxis acechando a los transeuntes que se acercan a la banqueta. Todo ese cuadro de colores y sonidos, lo percibes al rodear la enorme plancha rodeada de majestuosos edificios de reminiscencia histórica, con su gran catedral de múltiples estilos arquitectónicos. Donde domina el barroco, y que fue erigida justo encima de un templo azteca.
Le di toda la vuelta, hasta pasar por catedral donde justo detrás de ella y a un costado, están las ruinas de lo que algún día fue: El templo mayor.

Ahí en las calles de atrás de la catedral, en las calles de Republica de Argentina y Justo Sierra, donde pulula el comercio, donde se evidencía que la actitud comercial de los aztecas no ha perdido intensidad, pero ahora con productos de nuestra época: Electrónicos, joyería, comida, y lo que mas me llamo la atención, los tatuajes y piercings. Parecen estar en su auge y ademas es el centro de reunión de muchos jovenes, en su despapaye juvenil, que me arranco una sonrisa, pues me dan alegría , cuando están haciendo locuras que solo a su edad se pueden hacer…

Pues ahí en el contraste de lo histórico y lo moderno, de la mano van, justo ahí escogí un buen lugar con terraza, ¨El Mayor¨; arriba de una librería, en donde un elevador te transporta al roof garden, con un piso de cristal, en medio de abundantes plantas, se dispersan unas cuantas mesas con vista a la calle y a las ruinas del templo mayor, como la primera opción de vista.


Recorres un espacio abierto hasta que entras en transición a un deck de madera, con mesas mas sobrias, de estilo contemporáneo y líneas rectas, en contraste con las cúpulas y la histórica arquitectura de la catedral como imagen de fondo, por una parte y por otro lado el templo mayor como vista principal que te deja un buen sabor de boca. Me senté, sentí la tranquila brisa constante y el precioso clima de la ciudad de México. Pedí una copa y mire a la gente charlando en otras mesas; con vino, en una armoniosa pausa, con ambiente agradable…..

En seguido vi que un par de mesas voltearon y para mi sorpresa, era mi preciosa compañía que con un ajustado vestido negro de lino, telegrafiaba su silueta divina; en perfecto acompañamiento de sus elegantes lentes obscuros que continuamente eran acechados por las travesuras del viento en su cabellera, otorgándole un aire de elegancia espontánea, fina y natural. Con una sonrisa llego a mi mesa y yo ya estaba de pie, con los ojos brillando para recibirla con un beso y con esa frescura nos sentamos.
Con un ligero viento, el sol, y esa vista, un gin and tonic se deslizaría en mi garganta tan refrescante y natural, como si hubiera sido diseñado para estas ocasiones, por lo que un par para cada quien, amenizo la tarde. Desafortunadamente la comida ¨solo cumplia¨, no se veía ningún esmero, con buena presentación, pero el atún estaba bastante seco. Tal vez tuvimos mala suerte y al final del día, me hice a la idea que el atún no era lo suyo, pero la vista, la terraza y nuestras ruinas; ombligo de nuestra cultura azteca, eran deliciosos….

Después de una agradable tarde, partimos, no sin antes darnos una vuelta por la terraza que colinda con el restaurante en donde; debajo de ahí, se vislumbra la calle de los tatuajes, que con música reggaeton, y comerciantes con pantalones de mezclilla enormes, hasta las rodillas, como cholos, que entre bailando y haciendo alardes de machismo, le dan un sentido autóctono a esa parte del centro. Ahí en esa calle de histórica arquitectura, mezclada con los caprichosos letreros de tatuajes y piercings, te envuelve ese encanto callejero del centro, y sentí como si se encapsulara el tiempo, con la delicia del aire, ese espacio y la belleza de mi compañía, me inundo la pasión por ella, que en un arrebato le robe un beso apasionado tomándole por la cintura, hasta que cedió como si se desmayara una flor en mis brazos, en donde, por unos minutos quedamos atrapados, en ese espacio, en esa dulce sensación de un beso de amor….

Hasta despertarnos un claxón y devolvernos a la realidad de nuestra próxima misión: Evitar el alcoholímetro.

Reten de Alcoholimetro

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates