jueves, 30 de junio de 2011

Danzas y plumajes sobre la plancha de la plaza principal...

Y los cantos son como un estruendo de olas...





Hará poco más de un mes, estando de visita por el centro con la idea de recorrer la plaza principal, con sorpresa ví desde los extremos al irme aproximando, una inmensidad de plumas de colores que se movían suavemente sobre las cabezas de decenas de danzantes que ahí se congregaban. Habían tomado la plaza... La parte desierta... Y todos ellos, organizados, se concentraban calmadamente inmersos en su propio ritual. De distintas edades, cada uno portaba atuendos confeccionados para la remembranza; distintos, blancos o coloridos. Con los aditamentos necesarios para hacer sonar cada uno de sus pasos al inicio de las danzas.



Dice Sahagún: "Esta fiesta era la principal de todas las fiestas: era como pascua y caía cerca de la pascua de la Resurrección, pocos días después..." *

Al centro, habían colocado sobre las baldosas del piso unas ofrendas hechas de flores y de algunas hierbas; girasoles, claveles rojos, flores blancas y color lavanda dispuestas en recuadros, y al centro de éstos, en un recuadro central, había varias piezas de pan junto con canastillas y vasos y un incensario humeante. Además; dibujos en el piso enmarcados de rayas vegetales y de frutos. En una esquina, un grupo iba marcando los tiempos y compases con sus percusiones. Mientras un hombre vestido de azul pasaba las indicaciones, y cada uno buscaba su espacio para dar inicio a la gran danza...


"Luego pidieron (los mexicas) la fiesta de Huitzilopochtli. Y quiso ver el español cómo era la fiesta, quiso admirar y ver en qué forma se festejaba..." *



Había también muchos curiosos y algunos turistas que lo observaban todo con fascinación. Supe entonces por lo que escuché que se habian reunido para conmemorar una fiesta prehispánica cuyo nombre no distinguí. Aquella que situada en las crónicas dedicaban a Huitzilopochtli el día en que Pedro de Alvarado en ausencia de Cortés decidió atacar y cercar a los guerreros principales mientras ellos bailaban... El momento resultaba impresionante. Bajo el sol, las plumas se alzaron para ir girando con el viento frente a la Catedral como telón principal...




"Y cuando hubo llegado la fiesta de Tóxcatl, al caer la tarde, comenzaron a dar cuerpo, a hacer en forma humana el cuerpo de Huitzilopochtli... ...mientras se está gozando de la fiesta, ya es el baile, ya es el canto, ya se enlaza un canto con otro, y los cantos son como un estruendo de olas, en ese preciso momento los españoles toman la determinación de matar..." *




*VISIÓN DE LOS VENCIDOS. Relaciones indígenas de la conquista. UNAM, Biblioteca del estudiante universitario. Vol. 81. México 1992.

miércoles, 29 de junio de 2011

Recomendaciones de fin de semana pasando por el centro...





Una vuelta a San Ildefonso puede llevarnos a descubrir el trabajo de Flor Garduño, una artista mexicana radicada en Suiza, que a través de la muestra titulada Flor Garduño: trilogía (presente hasta el 14 de Agosto); nos participa de una mirada que engloba bajo tres temas; Bestiarium, Mujeres fantásticas y Naturalezas silenciosas. La fotógrafa remarca; "No todas las naturalezas que presento están muertas o sin vida. Es un tema muy personal que me da mucha posibilidad de juego, de exponerme. Son como pequeños apuntes, obsesiones, recurrencias o sueños"...



También en San Ildefonso, puede visitarse la primera gran retrospectiva de una artista calificada como fundamental en el arte contemporáneo;
Annette Messager, para quien "hacer arte es tomar posesión de una vida que no se llega a vivir".
Annette, de origen francés, crea a partir de objetos cotidianos revolviendo entre los desechos de una habitación; montando instalaciones que ejercen fascinación a la vez que horrorizan al espectador. Messager ha sido descrita como poseedora del espíritu de una pequeña araña casera. Inofensiva, pero creadora de entramados con la virtud de vestirlo todo de una aire inquietante...

Para finalizar, el Centro Cultural de España inauguró recientemente una exposición titulada: Arquitectura de remesas, a partir de un proyecto de la Red de Centros Culturales de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, donde se explora la influencia resultante del recibo de remesas: a partir de las transformaciones materiales, sociales y culturales que ha generado la migración hacia Estados Unidos.


Obsequio de Augusto Monterroso...









El perro que deseaba ser un ser humano

En la casa de un rico mercader de la Ciudad de México, rodeado de comodidades y de toda clase de máquinas, vivía no hace mucho tiempo un Perro al que se le había metido en la cabeza convertirse en un ser humano, y trabajaba con ahínco en esto. Al cabo de varios años, y después de persistentes esfuerzos sobre sí mismo, caminaba con facilidad en dos patas y a veces sentía que estaba ya a punto de ser un hombre, excepto por el hecho de que no mordía, movía la cola cuando encontraba a algún conocido, daba tres vueltas antes de acostarse, salivaba cuando oía las campanas de la iglesia, y por las noches se subía a una barda a gemir viendo largamente a la luna. Augusto Monterroso












lunes, 27 de junio de 2011

La Casa TALAVERA, en el barrio de la Merced.



El Centro Cultural Casa Talavera resulta un pacífico remanso en el entramado del bullicioso barrio de la Merced. Al adentrarse, impresionantemente, gran parte del alboroto cotidiano queda atrás, expulsado por los viejos muros que aún resguardan a la vieja casona. Un patio como los de antaño recibe al visitante abrazándolo con su tranquilidad y sus brazos de verdor.

Emma Messeguer dirige el Centro desde su apertura a finales del 2001, cuando se le asigna la histórica casa como espacio de cultura a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y así, el espacio se vuelve precursor; vanguardia en el arte de ofertar panoramas en el barrio más antiguo de la ciudad, pero uno de los más olvidados también durante décadas.

La misión de este Centro Cultural, en palabras de Messeguer, es contribuir al desarrollo y al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades de la Merced y de la UACM, que es la Universidad; como sus estudiantes, académicos y administradores; por medio de la difusión, promoción y preservación del patrimonio cultural y la extensión de los servicios culturales a través de la cooperación mutua; enfocándose en todo público.

"Es un trabajo de hormiga; es acercarse a las personas, platicar con ellas, conocer qué es lo que hacen, cómo lo viven, qué viven, qué es lo que pasa; no solamente ofertar lo que tenemos..."





Y lo que abarca la Casa Talavera es mucho; con una oferta que va desde exposiciones, conciertos, danza, cine, cuenta cuentos, talleres con temáticas que tocan desde la creación de performance; periodismo, promoción cultural, serigrafía y otros más; hasta una Radio cultural comunitaria.

"...es una construcción lenta, pero es una construcción que te permite conocer al otro; 'La otredad'. Siempre. Si tú no conoces al otro; si tú no sabes del otro, difícilmente puedes desarrollar un proyecto que tenga que ver con este discurso de La Comunidad". E.M.



sábado, 25 de junio de 2011

HOSTERIA LA BOTA Y ANTONIO CALERA.



TAPAS-BAR-RESTAURANTE muy ad-hoc para una charla amena, libre e intelectual.

En el callejón de San Jerónimo a espaldas del claustro de Sor Juana.

Esa calle que se recuperó para los transeúntes, para los habitantes y para los que les gusta el centro.  La primera vez que le conocí, fue cuando tomé un tour de las leyendas del centro histórico, en donde tomé un tranvía y un tour que te lleva por algunas calles del centro, el cual, se desarrolla narrando e interpretando  leyendas que pasaron de boca en boca desde el virreinato hasta nuestros dias. Las interpretaciones tenían toda la intención de ser algo que sorprenda e incluso, el vestuario representando esas épocas  denotaba cierto esfuerzo en su propósito; sin embargo, las historias no tenían fuerza y terminaron ciertamente aburridas. Afortunadamaente los nuevos espacios recuperados al transeúnte,  como la calle de Regina y la de San Jerónimo  son el mejor aliciente;  precisamente en el tedio de la representación que se desarrollaba en San Jeronimo, pase por la HOSTERIA LA BOTA, un peculiar lugar con mucha personalidad, no lo pensé más y abandoné el recorrido, me quedé un buen rato allí acompañando mi estancia de unos vodkas y tapas;  ahí fue donde conocí a Antonio Calera, su interesante propietario.

El lugar esta lleno de memorabilia ocurrente, irreverente y oportuna, de muy buen gusto, que le otorga esa personalidad desfachatada e  intelectual,  en donde amenizado por buena música de rock y jazz,  te inyecta el relax de un tercer hogar.  


Cuando reincidí, fué al estar recopilando información para el articulo ¨ El futuro en las ciudades ¨ para ¨SIBARITIS¨. Uno de los personajes clave en los esfuerzos comunitarios para realizar la recuperación de las calles en el centro Histórico, es ANTONIO CALERA. Editorialista que promueve los esfuerzos culturales e intelectuales de esa zona y su restaurante es como un imán de toda esa corriente intelectual ,que le hierve por las venas y que se respira en el centro Histórico. Muy oportuna fue la   entrevista para este artículo y sobre todo muy interesante.  Y así,  aprovechamos a acompañar muy bien la entrevista  de:  mojitos, tapas, vinos, jamón serrano, tortilla española, y  todo eso en buena complicidad del agradable espacio, en donde se desarrolló  una charla muy bien amenizada  con el  brillante intelecto de Antonio. BUEN LUGAR, SE LOS RECOMIENDO.

Les voy a compartir unas lineas de esa entrevista.


¿ Como se dio todo ese involucramiento que tienes tú con el Centro Histórico ?

ANTONIO CALERA - Bueno, fue un azar; en el 92 yo estudiaba Literatura en el Claustro y no pude entrar a la UNAM, entonces decidí estudiar en el Claustro de Sor Juana Ciencias de la Cultura y cuando salí del Claustro no pude separarme más del centro. Estudié cinco años acá, del 93 al 98 y luego trabajé en el Museo de la Ciudad de México un buen rato… Y luego también en el Instituto de Cultura de la Ciudad de México antes de que fuera Secretaría y mi territorio fue el centro histórico. Yo desde la Secretaría mandaba talleres a muchos puntos de esta zona y yo no puedo sustraerme más a lo que aquí vi ¿no? A lo que yo aquí aprendí. Es una capacidad magnética bárbara la que tiene esta zona, te cautiva muy velozmente.
Entonces decidí yo pues permanecer… Y tuve la suerte después de un viaje a España de que la gente de la Fundación del Centro Histórico me invitara a armar un proyecto que fue Casa Vecina, que todavía existe; un proyecto importante… quizá pionero de esta zona sur poniente del centro que fue digamos una especie de epicentro, un puntal para empezar a tocar a la gente de la zona y digamos, de alguna manera paliar culturalmente lo que iba a suceder con la restructuración, que fue muy tardada y muy dolorosa. Fueron dos años en que la gente vio paralizada su vida por estos remozamientos. No fue nada sencillo. Regina vivió prácticamente aislada. Muchos comercios tuvieron que morir, eso es una cosa real… No soportaron el cambio histórico. Pero bueno, la casa se pensó siempre como una especie de faro que pudiera irradiar digamos, con una programación cultural abierta, incluyente… Un alud que por lo menos ayudara a olvidar un poco lo que eso estaba generando. Y bueno, yo más o menos tengo desde el 93 viniendo todos los días de mi vida al centro.

-¿Cuándo nace Casa Vecina?

A.C. En octubre de 2005 junto con mi restaurante. El restaurante nació junto con la casa ese mismo día, se inauguró el mismo día y yo -más tarde-, dejé la Casa Vecina… Yo necesitaba como respirar nuevos aires; ser yo mismo. La casa creo que se dejó muy bien parada; hicimos un periódico, publicamos doce libros… Hicimos un centro de documentación, transformamos la calle, y también de alguna manera recordando un verso de Eduardo Milán, un poeta uruguayo, que dice; “Yo solo quiero hacer un daño mínimo en el centro de la civilización”; yo creo que sí logramos de alguna manera, incidir si se quiere de manera muy tenue, pero siempre honesta, en esta raigambre cultural de la zona y creo que no es algo que yo pueda ocultar incluso ya, es decir: si lo evidente no se demuestra; que este lugar sigue siendo como cónclave para escritores; para artistas; para promotores culturales; sociólogos; antropólogos; no solamente de la Delegación Cuauhtémoc sino de otras Delegaciones de la ciudad. Yo no puedo pensar ya que mi vida está separada de este entorno. Hemos apoyado cualquier cantidad de cosas aquí, tenemos relación con otras instituciones. Hemos hecho mancuerna con muchas instituciones de tipo cultural, pero también con, digamos, magnitudes; o vectores civiles sin casa; es decir, sin institución detrás; que ha generado mucha actividad que no puedo ni siquiera recordar. Creo que hemos tenido como unas 52 mesas redondas; como unas ochenta presentaciones de libros, sino es que más; es decir, yo mismo ya no recuerdo cuanta cosa se ha levantado. Lo último que hicimos fue un encuentro de editoriales hace semanas… que trajo como a 1500 personas acá; 50 editoriales; 50 poetas. Hace muy poco tiempo hicimos una charla en el Franz Mayer motivada por nosotros. Y ahora estamos buscando consolidar nuestra Fundación con un espacio físico ya distinto al del restaurante.
Se llama Frente de Operaciones Comunitarias Cultura y Arte, está en proceso. La Asociación estaba ya formada pero hemos intentado abrir un capítulo ecológico que yo no había contemplado y creo que ya no es un lujo sino una necesidad (A.D. -¿Y es el propósito central?). -No, no, no. Es uno de tantos. Advertí que no podíamos nosotros organizarla sin contemplarlo. Por eso se ha detenido un poco, pero como su nombre lo indica, atenderemos desde la Academia con el apoyo de especialistas… Sobre todo con una carga fuertemente académica, antropológica y sociológicamente, que tenemos como estudiar los problemas culturales que identifican a la gente de esta zona ¿no? Por supuesto mediante talleres; digamos, distintas formas de apreciación artística. Es un lugar muy literario… Nosotros seguimos imprimiendo libros… Este mismo año ya pagados incluso, vamos a hacer siete libros. Hemos tenido mucha suerte con nuestros libros; los últimos cinco años han sido los mejores libros del año según el periódico Reforma y a mí me llena de place; es una de mis pasiones… Publicar autores nóveles, creo que es una obligación ética del edito; apoyar óperas primas, pero también hemos publicado a gente ya reconocida. La Fundación lo que intenta es seguir imprimiendo; yo quiero seguir siendo una editorial. La editorial tiene diez años. Se llama Mantarraya ediciones; ahorita les enseño algunos libros...
Así en esa amena charla se desarrolló la velada en la HOSTERÍA LA BOTA. El resto de la entrevista estará en el número de Julio-Agosto en la revista Digital ¨Sibaritis¨.

viernes, 24 de junio de 2011

Recomendaciones de Fin de Semana pasando por el Centro...



Joseph Beuys. La Revolución somos todos es una muestra que acoge el Museo Nacional de la Estapa en la que exhibe el trabajo de un artista calificado como uno de los más significativos, profundos y completos del siglo XX.

"Lo que intento decir es que la gente podría realizar la revolución si usara su propio poder, pero no está consciente de la enorme potencia que poseen" J. Beuys

"Un grito en la pared" es como definen muchos estudiosos al cartel y la muestra se propone explicar el desarrollo de la estampación a través de este medio en el que el propósito fundamental es lanzar un mensaje al espectador; un grito... Y Beuys en su complejidad lo hace a través de una mitología propia y materiales inéditos.
Beuys, nacido en Alemania en 1921, tras un accidente que bien puede encarnar una novela de aventura y supervivencia; experimenta la necesidad imperiosa de la autoconsciencia como la capacidad que tiene el hombre de construir su propio destino, y su vida y su obra serán indisolubles y esa necesidad de unir arte y vida es lo que anima y sustenta su obra según Octavio Fernández, Director del Museo.



Por otro lado, el Museo de Arte Moderno en Chapultepec presenta Remedios Varo: Arquitecturas del delirio, donde se accede a mirar a la arquitectura desde la concepción de la artista; como un cuadrante espacial que supera la función de escenario, algo que permanece como un tópico narrativo, simbólico y formal recurrente... Algo fluctuante entre metáforas de estados internos, fijaciones oníricas remanentes o metamorfosis de la naturaleza en la que se incluye al ser humano...



Y para los amantes de la música al aire libre, el 26 de junio a las 12 horas, en la calle de Roldán esquina con Corregidora se llevará a cabo la Clausura de la Fiesta de la Música, organizada por el Centro Cultural Casa Talavera y la Alianza Francesa; con la participación de grupos -de géneros diversos-, de España, Italia y México.



martes, 21 de junio de 2011

Monsiváis regresa al Museo del Estanquillo...









El viernes pasado Carlos Monsivais regresó a casa. A custodiar sus libros y los objetos atesorados por tantos años... Hoy ya descansa entre sus páginas y los objetos que amó en el Museo que creó como obsequio a su ciudad, para hacerla voltear la mirada a las tantas cosas olvidadas; ignoradas por su estirpe de nacimiento "popular".
Su presencia abre ya a la gente la nueva Sala de Lectura del Museo del Estanquillo. Tres mil volúmenes volcados a la literatura y la historia que se dedicarán a dar un impulso más al fomento a la lectura a través de talleres que impartirá el museo.









El Museo del Estanquillo participa también en diversas actividades, desde un homenaje recientemente impreso, a través del Fondo de Cultura Económica, a quien fuera considerado el fotógrafo de las estrellas, Armando Herrera; en un libro con textos de Monsiváis y Fabrizio Mejía Madrid y diseñado por León Muñoz Santini, hasta una exposición inaugurada desde abril dedicada al gran José Guadalupe Posada. En esta muestra uno recorre litografías y grabados alusivos a los corridos, los juegos de salón, cancioneros, naipes, cuentos infantiles, carteles de toros, teatro, circo y anuncios comerciales; una ventana al trabajo de quien se estima realizara probablemente más de veinte mil obras...



...


Acerca de la pieza que hoy da cobijo a Monsiváis, Elena Poniatowska, su amiga, la describió así en su homenaje rendido en Bellas Artes hace unos días:

"La urna la hizo Francisco Toledo y su forma, su volumen, su redondez de tierra, la convierte en un abrazo, un recibimiento excepcional. La urna acoge, cobija, se ahonda, suena a barro. Lentamente pulida, brilla trabajada por las manos del buen alfarero, del creador y del artesano, del que sí sabe hacer las cosas y, sobre todo, sabe rendir homenaje al amigo. Es una urna de extraordinario carácter que refleja los muchos experimentos técnicos que ha hecho Toledo con el barro, la madera, todas las sutilezas de la materia, pero sobre todo el sagrado sentido de la vida. Cuando la vi pensé que William Blake le cantaría como al tigre que brilla en la selva de la noche y le pregunta qué mano inmortal lo hizo, quien construyó su temible simetría. En realidad, la urna es un gato que se redondea sobre sí mismo para dormir su larga vida de siete vidas. Envuelto en su cola, su pelambre resalta por encima del barro y su cabeza de gato tiene la cara del Monsiváis de los buenos días, el que sonreía".

Foto de Urna: Yazmín Ortega Cortés. Portada, la Jornada de enmedio.



viernes, 17 de junio de 2011

¿Qué hacer este fin de semana? Algunas recomendaciones pasando por el centro..




Miradas femeninas y un viaje relámpago a Italia...




* Una de las fotografías de Jessica Lange, captadas por la actriz en México, incluidas en la exposición inaugurada ayer en el recinto de Guatemala 34, Centro Histórico. (Tomada de La Jornada).


El Centro Histórico de la ciudad de México además de las historias que guardan sus calles es un entorno vivo y palpitante que ofrece a los visitantes un sinfín de actividades que articulan el recreo y el puro entretenimiento con múltiples manifestaciones culturales...

He aquí algunas de ellas que valdrá la pena agendar;

El campo de la fotografía nos sorprende con la apertura de una exposición en la calle de Guatemala 34 en el Museo Archivo de la Fotografía. Nada menos que Jessica Lange, la conocida actriz estadounidense propone una serie de miradas sobre México en la muestra titulada Jessica Lange México; "Son más bien observaciones. Es como ser una espectadora anónima y sólo capturar el momento que siento encierra un cierto drama...". Además, este mismo recinto alberga la exposición fotográfica El cuerpo deshabitado, de la artista Yamina del Real (México, 1975), en donde explora el cuerpo femenino como el origen de vida, familia y deseo; "El cuerpo humano es el lugar donde convergen los sinsentidos de las relaciones sociales de dominación. Es la apuesta por el control, lo que se teme y oprime...". Si ampliamos un poco nuestro radio de acción, en el Museo de Arte Moderno se exhibe una selección de 130 imágenes a través de las cuales 50 mujeres fotógrafas mexicanas evidencian su papel en la imposición de una mirada moderna en México. La muestra se titula: Otras miradas: fotógrafas en México 1872-1960, mientras en las Rejas de Chapultepec se ha colocado otra muestra como una ventana a Italia, en la exposición: Italia a todo color.






Una de las obras en exhibición en En el cuerpo deshabitado... o En busca del cuerpo perdido (Tomada de La Jornada).





martes, 14 de junio de 2011

Historia de una calle: TABAQUEROS ...





Movimiento perpetuo. Ese es el significado impreso que uno extrae de una furtiva, azarosa u organizada inmersión en la calle que hoy lleva el nombre de Tabaqueros. Y acaso sólo visitándola poco antes de las ocho de la mañana pudiera uno convencerse de que aquella vía es capaz de dormitar al igual que otras más el sueño de los justos, cada día, como consecuencia del arduo trabajo cotidiano...








Congelada en el tiempo como una postal de antaño quedaría una visión imaginaria en blanco y negro de todo este inconmensurable trajín; viandantes presurosos que al paso de un minuto han desaparecido a la vista, en su recorrido rigurosamente planificado que se desvive por ir encontrando lo que casi escapa a la imaginación. Y atrás quedan los antiguos oficios y comercios, las Cigarreras (por ello el nombre aunque erroneo...), porque eran mujeres las encargadas de fabricar los cigarros de pobres en tiempos de escasez, con desperdicios de tabaco y colillas de puro; los vendedores de babuchas de piel; las agencias populares de inhumaciones; las pulquerías y los expendios de antojitos a media calle, que refiere Nicolás Rangel a invitación de Don Luis González Obregón en su libro Vida y costumbres de otros tiempos.




Y hay que decir que el callejón ("pomposamente llamado Calle" según Don Luis...), no existiría si no se hubieran dado las circunstancias que llevaron a la fundación de lo que fuera el Colegio de Porta-Coeli, que en 1605 el Padre General de la orden de los Dominicos aprobó, para hacerlo Universidad y Estudio general; con "los privilegios y gracias de que gozaban por autoridad pontificia las universidades de la Orden" y en cuyo plantel estudiara Fray Servando Teresa de Mier. Pero existió un problema: la Provincia o la región dominica a cargo, además de la propiedad heredada con que contaban, adquirió las casas contiguas que le harían colindar con el Convento de Recogidas de Jesús de la Penitencia y que no era otro que el más tarde conocido como Balvanera. Cuestión nada conveniente como llegó a asentarse por escrito: "...y en tal casso abriendo la dicha calle y no de otra manera para que con esto se ovie y ataje la yndescencia que podría rrepresentar el estar contiguos pared en medio los dichos colegio y monasterio...". Concluyéndose; "...con que antes de pasarse al dicho colegio abran calle entre las dichas casas y el monesterio de las rrecogidas... ...fecha en México a diez y seis días del mes de agosto de mil y seiscientos y tres años. El Conde de Monterrey. Por mandato del Virrey, Pedro de Campos".











Ni colegio ni monasterio existen más, solo dos templos emplazados en los polos de manzanas contiguas así como una calle nacida para preservar el buen nombre de unas religiosas. Hoy, lo mismo se consigue allí una buena canasta que una diversidad de elementos de exótica decoración; velas aromáticas, ramajes coloridos, manualidades hechas para complacer en casi cuaquier festividad así como los materiales para confeccionarlas.

Caminando al interior de la calle y agudizando los sentidos uno bien consigue mirar por contados segundos a cada lado, cuidando el paso y adaptándose al ritmo apresurado de los compañeros de marcha en todas direcciones. Si uno se aparta un momento a mirar las mercancías, tal vez con suerte llegue de pronto el vendedor ambulante de quesadillas con su arsenal de provisiones empacadas en tambos para los compradores hambrientos que solo disponen de selectos minutos para el alimento (no hay espacio para acomodarse en ningún lado de cualquier forma), mientras a unos metros se instala el vendedor de jugos de naranja con su carrito de supermercado o pasa el de las nieves tras él, para brindar el postre de manera muy oportuna en una gran sincronía; concretando la singular oferta gastronómica con dejo surrealista... ¿Y dónde más que en un callejón dominado por la fantasía?












Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates