viernes, 21 de mayo de 2010

!! Nos dejo el tranvia y nos encanto !!




Esa noche estábamos emocionados, pues acabábamos de descubrir que existían  las noches  de Museos en la ciudad de México...


Me recomendaron con la responsable de promoción cultural, que me daría toda la información necesaria acerca de la noche de museos, y a su vez ella me asignó, a una persona que amablemente me contactó por teléfono y que me esperaría para guiarnos en  el recorrido en el tranvía que acompaña  la visita a los museos.


La cita era a las 7.00, por lo que salimos de Santa Fe a eso de las 5,30; para lo cual creímos que incluso tendríamos que esperar un poco de tiempo  en bellas artes o algún lugar cercano,  pues de Santa  Fe al centro;  una hora y media es demasiado.


Pero no contábamos con la constipación de autos de la mancha urbana, que justo a esa hora,  pareciese que todo México salió de Santa Fe.


!Era increíble!.- ---promedio de velocidad 10 km por hora  ---, sin embargo  la charla , la risa y la música nos enmascararon en el tiempo y cuando menos nos dimos cuenta ya eran las 7.00;   le marqué  a la persona que amablemente nos acompañaría en  el trayecto, pero afortunadamente nos comentó que a las 8.00, saldría otro tranvía; además el recorrido por los museos sería muy efímero, y con gusto nos acompañaría..


¿ Pues ya que ? le comenté a mi pareja , y seguimos" perdidos en el despacio de Reforma",  en esa hora y ese día en especial y  continuamos....., pero  para nuestra sorpresa nos dieron las 8.00:  ----- !! hijole,  ya nos dejo el tranvía  !! ----,  todavía le hable al guia  que nos asignaron, con la esperanza de alcanzarlo en alguna parte del trayecto y de todos modos, proseguimos a ver que nos deparaba la lenta procesión.


Bueno,  pues al fín llegamos...  8,30 y ya no había tranvía, ni modulo de información, ni  la pila del teléfono del paciente guía (supongo)......Pues ni modo,, !ya que! pobrecitos de nosotros. Nos tendremos que sacrificar y vamos a tener que ir a la cantina  La Opera, ya hace hambre y muchas ganas de una copa  vino tinto  (más que el hambre)..






Llegamos a la Cantina La Opera y siempre es una goce visual la percepción al entrar ahí, en donde:  la preciosa carpintería barroca, hecha  por ebanistas de Nueva Orleans,  acompaña perfectamente los tapices de terciopelo rojo. Todo ese decorado interior, te hace sentir  como testigo atrapado de  la ¨Belle Epoque¨ y eso, es una delicia...


Inmediatamente nos deslizamos a un cubículo, que te da una  sensación de privacidad;  para poder echar  beso y un brindis a gusto.


Pedimos vodka y vino tinto, acompañados muy bien de unos caracoles al chipotle,  chiquitos pero muy ricos, además, pulpos a la gallega y  champignones al ajillo. Deliciosamente todos nuestros sentidos fueron adulados: Los sabores; la textura de los alimentos; la temperatura en mi garganta del vino; la delicia visual de los terciopelos;  las caprichosas formas de la carpintería del lugar y un sobre todo un trío, hizo mas agradable el momento.

El momento nos dio ímpetu a insistir que se alargara nuestra velada, por lo que salimos a caminar.  La noche  era transparente, con un clima muy  amable y de una   tranquilidad ya inducida por nuestro delicioso paso por  la cantina La Opera.


Sobre la misma acera de manera cariñosa mi acompañante atrapo mi brazo y caminamos con una sonrisa y parsimonia, como si estuviéramos en ¨otra epoca¨y no en este agitado siglo.


En la caminata fue de una espontánea alegría  el habernos encontrado  con el Zinco Jazz club,  que se encuentra en el sótano de lo que fue, un banco y que le otorga ese aire especial de los típicos clubs de Jazz neoyorquinos.






Nos sumergimos en el subterráneo bar, y nos sedujo de inmediato cómo la música impregnaba cada rincón del nocturno y apacible ambiente del mundo del jazz, !! Es un verdadero pedacito de NuevaYork !! y al escuchar el delicioso beat de la música , transmitió  un  automático impulso al ritmo de mi zapato, como si fuera un ser independiente, en libertina independencia de mi cuerpo...


Las cortinas rojas, la frescura del vodka tonic, el jazz, la sonrisa de mi pareja y su belleza vestida de la azul noche, me recordó con una sonrisa, lo delicioso que es la vida cuando la dejas llevar que con ese ritmo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, comenta.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates