domingo, 14 de agosto de 2011

Ana Caridad y Rodolfo Ritter; precioso concierto en Bellas Artes.



Sabado 13 de Agosto, 6.00 pm, en  la sala Manuel M. Ponce se anunciaba la segunda llamada y los últimos testigos de la audiencia se escurrían en una sala casi llena,  se aunciaba la tercera llamada, con el solemne silencio y cierto temor del protocolo que nos infunde el obligado silencio de tener una Mezzosoprano del linaje de Ana Caridad Acosta; entonces...  radiante aparece Ana Caridad de la mano de Rodolfo Ritter,  ambos vestidos en negro con informal elegancia. Rodolfo con fácil andar, confiado, tranquilo y con una sonrisa saluda al publico y este se relaja... El piano de Ritter imprime decoro a la sala y la voz de Ana le acompaña dulcemente en Chanson grises¨de Reynaldo Hahn, el proceso de concentración del escucha es un poco lento y el rígido protocolo inconsciente le impide al público ovacionar la primera pieza, --temen  interrumpir--. Ana Caridad ilumina el escenario con sus labios encendidos de rojo y con franca sonrisa se dirige al público --Que seeerios, hasta me hacen pensar que hice algo maaal --; por favor no estén tan serios, que estamos muy contentos de estar con ustedes.


La sala se relaja,  se hace amable y entonces las palabras del prólogo descriptivo del concierto, en boca de Rodolfo Ritter en envidiable serenidad son amigablemente percibidas por el público escucha.


Las notas del piano de Rodofo y la voz de Ana Caridad,  fluyen como un perfume de rosas en la sala y la sala y sus escuchas se vuelven uno más en el concierto, como parte de una orquesta colaboramos con nuestras emociones en nuestros rostros .   Rodolfo  y Ana Caridad  se comunican  e interactuan con el público y el público se les entrega... Rodolfo comenta  con suavidad en sus palabras y elocuentemente, señalando a Ravel: como uno de los mejores orquestadores del siglo XX, ¨pues sabe darle color a todos los espacios de las pieza¨


Es la última pieza, cierra emotivamente y de pie los escuchas vitoreamos, no les dejamos ir, entonces nos regalan una última pieza que les fue recomendada por un seguidor. ¨ L´heure exquisite (La hora exquisita) de Reynaldo Hahn¨ .  Es una hermosura la interpretación;  ambos interpretes se mimetizan en un hermoso momento interpretativo: perfecto, sutil y delicioso... 


Emótivo concierto que regaló a los presentes un exquisito momento y una sonrisa de júbilo.

                                                       Una breve muestra del concierto

video



                                                                       Publicidad


0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, comenta.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates